Vergüenza tras Infidelidad ¿Cómo Superar el Engaño y la Traición?

La infidelidad, esa palabra cargada de emociones y significados, se cuela en nuestras vidas como un intruso no invitado, sacudiendo los cimientos de nuestras relaciones más íntimas. Es como un huracán emocional que arrasa con todo a su paso, dejando un rastro de dolor, confusión y, muchas veces, sumiendo a la persona engañada en la más profunda vergüenza. Antes de adentrarnos en el laberinto de sentimientos que se presentan cuando nos enteramos de que nuestra persona amada nos fue infiel, recordemos una cosa importante: no estás solo. Millones de personas lidian con las complejas secuelas de la infidelidad cada año, y aunque pueda sentirse como si estuvieras atrapado/a en un torbellino emocional solitario, hay un camino a seguir para poder sobrellevarlo. En este artículo exploraremos cómo se manifiesta la vergüenza post infidelidad en todas sus facetas e intentaremos descubrir cómo puedes encontrar la luz al final del túnel.

Sentir vergüenza, un acto reflejo a cómo nos ven los otros

Como si fuera un barco sacudido por las olas en altamar, la infidelidad puede impactar con fuerza en nuestras vidas, generando una sensación de miedo extremo y dolor y produciendo una fuerte inestabilidad emocional. El shock inicial puede dar paso a una mezcla abrumadora de emociones: ira, tristeza, confusión, incredulidad. Te encuentras en un torbellino emocional del cual parece imposible escapar. “La infidelidad resulta en una lesión de apego. Es una violación de la confianza resultante de una traición, que pone en duda la naturaleza de toda la relación y socava el vínculo de apego entre las partes”, explica la especialista, Shirley Glass. Aquí, la vergüenza, añade una capa adicional de dolor a la ya frágil situación en la que te encuentras. Te sientes avergonzado de lo que ha sucedido, ya sea porque has sido infiel o porque has sido engañado. La vergüenza te consume, te hace cuestionar tu valía como persona y tu capacidad para mantener una relación saludable. Te sientes expuesto y vulnerable, como si todos pudieran ver tus defectos más profundos.

Las cicatrices invisibles que deja la Infidelidad

La infidelidad deja cicatrices invisibles que pueden tardar mucho tiempo en sanar. La confianza, esa piedra angular de cualquier relación sólida, se ve destrozada en mil pedazos. Te encuentras cuestionando cada palabra, cada acción de tu pareja, preguntándote si alguna vez podrás volver a confiar. La autoestima sufre un golpe devastador. Te preguntas si eres lo suficientemente bueno, si de alguna manera causaste la infidelidad o si simplemente no eres digno del amor y la fidelidad de tu pareja. “Eso que estás experimentando es la respuesta normal y apropiada a una experiencia intensamente traumática. No sólo te estás recuperando de la pérdida de la integridad de tu relación, sino también de la pérdida de una ilusión: que eres especial para tu pareja y que la intimidad que pensabas que compartías con esa persona duraría para siempre”, asegura Janis Abrahms Spring, autora del libro “Después de la infidelidad”. El dolor de la traición se convierte en una compañía constante, como una sombra que nunca te abandona. Te atormentan los recuerdos de lo que ha sucedido, las imágenes de tu pareja con otra persona, los detalles íntimos que te perforan el corazón una y otra vez. Experimentas una profunda sensación de pérdida, no solo de la relación que tenías, sino también de la imagen que tenías de tu ser querido y especialmente de ti mismo. “Este choque emocional hace que casi cualquiera se comporte de un modo que genere odio y rechazo hacia uno mismo. Si puedes aceptar hasta qué punto te ha alterado la infidelidad, tanto fisiológica como psicológicamente, tal vez puedas aprender a no juzgarte con tanta dureza”, agrega Abrahms.

LEE MÁS: ¿Infiel Arrepentido? 3 Razones por las que no siente culpa de su infidelidad

¿Cuánto dura el trauma de una Infidelidad?

La duración del trauma de la infidelidad es tan variable como las personas que lo experimentan. Algunos pueden encontrar consuelo y sanación relativamente rápido, mientras que para otros el proceso puede ser largo y tortuoso. No hay una línea de tiempo predeterminada para el dolor, ningún cronómetro que marque cuánto tiempo debes sufrir antes de que puedas seguir adelante. Cada persona es única, al igual que su proceso de curación. Principalmente, dependerá de tres factores esenciales, incluida la duración de la relación, la profundidad del compromiso emocional y la disposición de ambas partes para enfrentar y resolver el problema. Pero lo que es importante recordar es que el dolor no es permanente. Aunque pueda parecer interminable en este momento, llegará un día en que el peso de la vergüenza y el sufrimiento se aliviará. Con el tiempo, el apoyo adecuado y un esfuerzo consciente por sanar, encontrarás la paz interior y la fortaleza para seguir adelante.

Liberarte de la sensación de vergüenza

Entonces, ¿cómo puedes liberarte de los sentimientos que te generan vergüenza y comenzar tu viaje hacia la recuperación? En primer lugar, date permiso para sentir todas tus emociones. La ira, la tristeza, el miedo, la vergüenza, todos son válidos y necesarios para tu proceso. No te juzgues a ti mismo por lo que sientes, pero tampoco te permitas quedarte atrapado en esas emociones. En segundo lugar, busca apoyo fuera de la relación. Habla con amigos de confianza, familiares comprensivos o un terapeuta especializado en terapia de parejas. No tienes que enfrentar este desafío solo. El apoyo de personas que te aman y te aprecian puede marcar una gran diferencia en tu proceso de recuperación. En tercer lugar, si piensas continuar tu vínculo, trabaja en reconstruir la confianza en tu relación. Esto puede llevar tiempo y esfuerzo, pero con la comunicación abierta, la honestidad y el compromiso mutuo, es posible superar las dificultades y fortalecer la conexión. Y finalmente, date tiempo. La recuperación de la confianza en uno mismo y en el ser amado no es un proceso lineal. Habrá altibajos, momentos de avance y momentos de retroceso. Pero con cada paso que das, te acercas un poco más a la luz al final del túnel. Sentir vergüenza en situaciones donde te sientes engañado y decepcionado por tu pareja es una reacción normal al daño causado, puede parecer abrumadora en este momento, pero no tiene por qué definir tu futuro. Es posible sanar las heridas emocionales y reconstruir una vida más fuerte y más feliz. Así que, ármate de coraje, confía en ti mismo y comienza tu viaje hacia la recuperación. Recuerda, eres más fuerte de lo que crees, y mereces amor y felicidad en tu vida.

Bibliografía:

  • Abrahms Spring, J. (2015). Después de la infidelidad: Sanando el dolor y restableciendo la confianza cuando la pareja ha sido infiel.

  • Glass, S. (2019). Healing From the Trauma of Infidelity: A Manual for Helping Clients Rebuild Trust and Foster Forgiveness After an Affair.

Deja una respuesta