M. Laura

Al principio no entendía por qué Micaela me pedía que repita lo que pasó. No podía llorar. Entendó que para sanar tenía que empezar a enfrentar qué me pasaba en mi vida.