Reconstruirse tras una Infidelidad: pérdida de la identidad y del amor propio

La infidelidad en una relación puede ser devastadora, no solo para la pareja traicionada, sino también para la persona que ha sido infiel.

Una de las consecuencias más profundas y a menudo pasadas por alto de la infidelidad es la pérdida de la identidad de la persona afectada. Este proceso doloroso puede dejar a la persona traicionada sintiéndose perdida, confundida y herida.

En este artículo, exploraremos cómo la infidelidad puede afectar la identidad de una persona. Además de brindar herramientas para fomentar el amor propio y el autocuidado en el proceso de recuperación, y formas efectivas de reconstruir la confianza en la pareja después de una traición.

¿Por qué algunas personas son infieles?

En primera instancia, debemos enumerar algunos motivos por los que una persona puede llegar a cometer una infidelidad.

Existen varios factores que pueden contribuir a que alguien sea infiel, y aunque cada caso es único, algunos son más comunes que otros:

  • Deseo sexual insatisfecho: cuando uno de los miembros de la pareja siente que sus necesidades sexuales no están siendo satisfechas, puede buscar gratificación fuera de la relación.
  • Falta de conexión emocional: la ausencia de una conexión emocional profunda en la pareja puede llevar a que uno de los miembros busque esa conexión con otra persona.
  • Oportunidad: en algunos casos, la oportunidad de ser infiel puede surgir de manera inesperada, y la persona puede ceder a la tentación sin considerar las consecuencias.
  • Problemas de autoestima: las personas con baja autoestima pueden buscar validación y atención fuera de la relación.
  • Desgaste en la pareja: las discusiones constantes, los desacuerdos y el deterioro general de la relación pueden llevar a que uno de los miembros busque consuelo o escape en otra persona.
  • Sentimientos de soledad y ahogo emocional: la sensación de estar solo o atrapado en la relación puede motivar a alguien a buscar compañía y conexión emocional fuera de la pareja.

La profunda herida que produce una Infidelidad

La infidelidad socava la base misma de la confianza en una relación. Para la persona traicionada, la revelación de la infidelidad puede desencadenar una crisis de identidad.

Tras conocerse la infidelidad del ser amado pueden surgir preguntas dolorosas y persistentes: “¿Quién soy ahora que esto ha sucedido?”, “¿Cómo pude no darme cuenta?” o “¿Qué hice para merecer esto?”.

La confianza en uno mismo se ve seriamente comprometida, y la autoestima puede desplomarse, especialmente si la identidad de esa persona está intrínsecamente ligada a su relación de pareja, especialmente si existe una dependencia emocional.

 

Es probable que tanto tu mente como tu cuerpo estén conmocionados. Tu sensación fundamental de orden y justicia en el mundo se ha perdido. También se ha perdido tu sentido de control sobre tu vida, tu amor propio, el mismísimo concepto de quién eres. Puede que te sientas abandonado por todos: familia, amigos, Dios”, explica la experta en psicología, Janis Abrahms Spring.

La forma en que nos vemos y nos ven

Si la forma en que nos vemos a nosotros mismos y cómo nos perciben los demás está influenciada en gran medida por la calidad de nuestras relaciones íntimas, al haber una traición se sacuden los cimientos mismos de lo que consideramos que somos ante el resto, haciendo que el sentido sobre lo que creemos que somos se tambalee por completo.

Eso que estás experimentando es la respuesta normal y apropiada a una experiencia intensamente traumática. No solo te estás recuperando de la pérdida de la integridad de tu relación, sino también de la pérdida de una ilusión: que eres especial para tu pareja y que la intimidad que pensabas que compartías con esa persona duraría para siempre”, agrega la especialista.

LEE MÁS: Recuperando el amor propio después de una Infidelidad: un camino hacia el autocuidado

Importancia del amor propio y el autocuidado tras una Infidelidad

En momentos de crisis como la infidelidad, el amor propio y el autocuidado se vuelven fundamentales para la recuperación emocional.

El amor propio implica reconocer y valorar nuestra propia valía independientemente de las acciones de los demás. Es la base sobre la cual construimos nuestra autoestima y nuestra identidad.

El autocuidado, por otro lado, se refiere a las acciones que tomamos para mantener nuestro bienestar físico, emocional y mental. En el contexto de la infidelidad, el autocuidado puede implicar buscar apoyo emocional, establecer límites saludables y practicar el perdón, tanto hacia nosotros mismos como hacia nuestra pareja.

 

“Si sientes que te encuentras perdido, comprende que no estás solo y que tu respuesta se corresponde en la justa medida con el daño que has experimentado. Este choque emocional hace que casi cualquiera se comporte de un modo que genere odio y rechazo hacia uno mismo. 

Si puedes aceptar hasta qué punto te ha alterado la infidelidad, tanto fisiológica como psicológicamente, tal vez puedas aprender a no juzgarte con tanta dureza”, asegura Abrahms con respecto a las sensaciones que pueden invadirte.

¿Cómo fortalecernos tras una Infidelidad?

Siguiendo lo que hablábamos más arriba, la recuperación de la confianza y la resiliencia son claves para superar una infidelidad.

Tener la capacidad para salir más fortalecido de una situación adversa, como puede ser una crisis por un engaño amoroso, no es imposible.

A pesar de que ahora todo parezca imposible, una crisis es una oportunidad de cambio, y el engaño en una pareja puede ser el inicio de un nuevo vínculo, mucho mejor que el anterior, incluso contigo mismo.

La clave aquí es que ambas partes deben estar dispuestas a poner esfuerzo y tiempo en renovar su relación, para recuperar la confianza, la seguridad y la estabilidad en la pareja.

Si estás superando una infidelidad y te cuesta ver la luz al final del camino, no te rindas, esta puede ser una oportunidad para reconectar con tu compañero/a, y rearmar una relación mucho más bonita de la que tenían anteriormente.

¿Cómo reconstruir la confianza en la pareja y en ti mismo?

La reconstrucción de la confianza después de una infidelidad es un proceso arduo y que lleva tiempo. Requiere un compromiso genuino por parte de ambas partes de la pareja y una disposición a abordar las causas subyacentes de la infidelidad.

Aquí hay algunas formas efectivas de reconstruir la confianza en la pareja:

  • Comunicación abierta y honesta: la comunicación es fundamental para reconstruir la confianza. Ambas partes deben sentirse seguras para expresar sus sentimientos, preocupaciones y necesidades de manera abierta y honesta. Esto significa escuchar activamente a tu pareja sin juzgar y ser transparente sobre tus propias emociones y pensamientos.
  • Compromiso con la transparencia: la transparencia es esencial para restaurar la confianza perdida. Esto puede incluir compartir contraseñas de redes sociales, teléfonos móviles y cuentas bancarias si es necesario. Si bien puede parecer invasivo al principio, demostrar una disposición a ser transparente puede ayudar a reconstruir la confianza en la pareja.
  • Terapia de pareja: buscar la ayuda de un terapeuta de pareja puede ser beneficioso para trabajar a través de los problemas subyacentes que llevaron a la infidelidad y aprender habilidades de comunicación y resolución de conflictos efectivas. Un terapeuta puede proporcionar un espacio seguro para explorar los problemas de la relación y trabajar hacia la reconciliación.
  • Practicar el perdón: el perdón es un proceso que lleva tiempo y esfuerzo, pero es fundamental para sanar la relación después de una infidelidad. Perdonar no significa olvidar lo que sucedió, sino liberar el resentimiento y el rencor que pueden estar dañando la relación. Esto no significa que el perdón deba ser instantáneo o fácil, pero es un paso importante hacia la curación.

Recuerda que habrá altibajos

La infidelidad puede tener efectos devastadores en la identidad de una persona y en la relación de pareja en su conjunto. Sin embargo, es posible reconstruir la confianza y restaurar la relación con el tiempo, el esfuerzo y el compromiso mutuo.

Al centrarse en el amor propio, el autocuidado y la comunicación abierta, las parejas pueden superar juntas la traición y fortalecer su vínculo en el proceso.

Recuerda que la recuperación después de una infidelidad no es lineal y puede haber altibajos en el camino, pero con paciencia y determinación, es posible sanar y crecer tanto individualmente como en pareja.

En palabras de la psicóloga Janis Abrahms Spring: “Si estás decidiendo entre marcharte o quedarte y reconstruir la confianza, te animo a que mires más allá del momento en el que estás e intentes ver a tu pareja con más objetividad. Eso significa ver más allá de los puntos ciegos del amor romántico y disponerse a la posibilidad de un amor menos fogoso, aunque más cálido y duradero, con tu pareja”.

Bibliografía:

  • Abrahms Spring, J. (2015). Después de la infidelidad: Sanando el dolor y restableciendo la confianza cuando la pareja ha sido infiel.

Deja una respuesta