Infidelidad virtual y terapia de pareja: Reconstruyendo la Confianza

Cada vez más frecuentemente recibimos en terapia a parejas que atraviesan una crisis de confianza desatada por una infidelidad virtual.

Pero de qué se trata este nuevo fenómeno social de la era digital que pone en riesgo a la monogamia y el matrimonio, entre otras formas de relaciones de exclusividad. Te lo contamos en el siguiente artículo.

Reconstruyendo la confianza después del engaño en redes sociales

Como sabemos, la infidelidad es tan antigua como su contraparte, la fidelidad. Pero últimamente, el acceso a nuevas tecnologías ha generado una explosión en los casos de infidelidad virtual que llegan a nuestra consulta.

También conocida como infidelidad cibernética, este tipo de infidelidad se ha extendido a partir del aumento del uso de las redes sociales, como Instagram, Tiktok, Facebook o inclusive engaños por mensajes de Whatsapp.

Y como luego de todo ocultamiento o mentira, la confianza dentro de la pareja tambalea, haciendo fundamental trabajar este aspecto de la relación si lo que se quiere es volver a sentir paz y seguridad en el vínculo.

secretos en linea y amantes virtuales infidelidad

Se define como “infidelidad virtual” a aquellos engaños que tienen como medio el uso de mensajes de texto, redes sociales, chats o foros en línea. No importa si se trata de que quien es infiel establezca una conexión emocional o sexual como amantes virtuales, al tratarse de alguien que está fuera de la relación principal se la define como una infidelidad con todas sus consecuencias lamentables para la persona traicionada.

La diferencia clave entre la infidelidad virtual y la infidelidad física se encuentra en la naturaleza de la conexión. En la infidelidad física, hay un contacto físico real con otra persona, ya sea a través de encuentros íntimos, besos u otras formas de contacto físico. En cambio, la infidelidad virtual implica la creación de una conexión emocional o sexual a través de la tecnología como puede suceder en una infidelidad por redes sociales, sin un contacto físico directo.

Vale la pena aclarar que ambas formas de infidelidad, tanto la infidelidad cibernética como la sexual, suelen tener un impacto terrible en una relación de pareja, golpeando la confianza y generando un trauma enorme, más en la persona que es traicionada.

El uso de redes sociales ha abierto la oportunidad de tener amoríos en línea con más facilidad aunque por otro lado las pruebas de la infidelidad son más fáciles de encontrar. 

El acceso a amantes virtuales a un click de distancia, ha hecho que las cifras de casos de infidelidad digital y los secretos en línea, exploten en números cada vez mayores afectando a cada vez más matrimonios y relaciones.

Los tipos de infidelidad digital van a depender del medio tecnológico que se utilice:

  • Mensajes íntimos: Enviar mensajes de texto, correos electrónicos o mensajes a través de redes sociales que contienen contenido romántico o sexual (“hot” o erótico) con alguien que no es la pareja principal.
  • Redes sociales: Mantener perfiles secretos para lograr mantener interacciones inapropiadas en redes sociales con personas fuera de la relación principal es algo muy frecuente.
  • Plataformas de citas en línea: Crear perfiles en aplicaciones o sitios de citas en línea como Tinder, Grinder, Happen, etc. y participar en conversaciones románticas o buscar conexiones fuera de la relación.
  • Sexting: Enviar mensajes, fotos o videos sexualmente explícitos a otra persona a través de dispositivos electrónicos por medio de mensajes directos en redes como messanger, whatsapp o instagram.
  • Videochats íntimos: Participar en conversaciones a través de videollamadas con connotaciones sexuales con alguien que no es la pareja. Pueden ser servicios de pago o no.
  • Consumo de contenido sexual en línea: Ver pornografía de manera compulsiva o mantener interacciones inapropiadas en línea, puede afectar enormemente la intimidad de la pareja en su área sexual. Pero no solo eso, a veces las finanzas de la familia se pueden poner en riesgo. La pornografía de pago se está extendiendo en su uso con plataformas como OnlyFans (donde se puede interactuar con la o el modelo y dar propinas) o suscripciones a sitios pornográficos de contenido exclusivo.
  • Juegos en línea: Desarrollar relaciones emocionales o románticas con personas conocidas a través de juegos en línea, a menudo ocultando la verdadera naturaleza de esas relaciones. La realidad virtual y el metaverso están expandiendo cada vez más la cantidad de opciones existentes de que se genere una infidelidad en línea.

Las redes sociales y las aplicaciones de citas (como Tinder o Happen) cumplen un rol fundamental en la infidelidad virtual. La tecnología ha facilitado el acceso a nuevas personas la posibilidad de mantener relaciones secretas y en completo anonimato.

Las redes sociales facilitan la conexión con conocidos del pasado o con personas nuevas, lo que genera una oportunidad de mantener vínculos emocionales y/o románticos fuera de la relación principal. Al mismo tiempo ofrecen privacidad y anonimato, haciendo que sea más fácil para la persona infiel ocultar sus interacciones, sean estas mensajes secretos, imágenes o videos. 

Existe un peligro más al respecto, y es que a veces, la exposición constante a las vidas de los demás puede llevar a las personas a comparar su pareja con las parejas idealizadas de las redes. Esta comparación injusta y fantasiosa, puede llegar a generar una insatisfacción muy profunda con la relación actual, impulsando a algunas personas a buscar tener una aventura fuera de la pareja.

En Psicología On The Go siempre insistimos sobre lo mismo: la principal señal de que alguien está siendo infiel, tiene que ver con algo vago y a veces difícil de reconocer: los cambios de hábitos en el comportamiento.

Por esto, la principal señal de que alguien está comentiendo una infidelidad virtual son sus cambios respecto al uso de tecnología. Algunos ejemplos de esto pueden ser:

  • el uso excesivo de dispositivos,
  • la protección con contraseñas
  • o la eliminación de los historiales de navegación sin causa aparente.

Puede que hayas llegado a notar que tu pareja se vuelve más reservada con respecto lo que hace con su celular.  Lo veas cerrar ventanas del navegador rápidamente cuando entras al mismo cuarto, o se aleje para responder mensajes o llegue a encerrarse en el baño por mucho tiempo para usar el mobil.

Es esperable también que, si tu pareja esté teniendo un amante virtual, experimentes un cierto distanciamiento emocional en la relación. Lo cierto es que un vínculo, sea virtual o no, demanda energía, y esa energía limitada debe salir de algún lado. Quien está siendo infiel puede que se muestre más desconectada, ausente emocionalmente ya sea contigo en la pareja o con tu familia, si tienes hijos.

Recordá que comunicar abiertamente nuestras sospechas es el primer paso para comenzar a encontrar respuestas. Evita cuestionar a tu pareja de una manera violenta, para evitar respuestas evasivas, contra ataques o justificaciones excesivas. Dile mas bien qué es lo que te hace sospechar y cómo te hace sentir eso.

Es importante destacar que estas señales no son pruebas definitivas de una infidelidad virtual y pueden tener explicaciones alternativas a una traición. Por eso en nuestra terapia de pareja especializada en infidelidad, nuestro objetivo va a ser explorar estas preocupaciones, de una manera colaborativa con la pareja.

Si, podríamos comparar a la infidelidad virtual con una infidelidad física. Los seres humanos nos conectamos a través de la palabra y las imágenes, por lo que: 

  • hablar con alguien ya sea por voz o por texto con una finalidad poco clara,
  • observar su vida en las redes, 
  • demostrar interés a la tercera persona con iteracciones con su contenido,
  • llevar adelante un ocultamiento intencional o sistemático de las interacciones online,

Todas las anteriores son formas de traicionar la confianza en la pareja y de romper con la exclusividad emocional y erótica que una relación monogáma debería tener.

Muchas veces la pesona que es decubierta siendo infiel por redes o de manera virtual, intenta minimizar esto diciendo que se trata de una traición “menor”. Pero sabemos que no es así. La química sexual y el erotismo que conlleva una interacción entre amantes virtuales, son totalmente equivalentes con la conexión que se genera en un encuentro sexual presencial. Algunos ejemplos de estos intercambios:

  • un mensaje de texto enviado en secreto con una frase “subida de tono”,
  • la fantasía erótica detrás de un emoji de fuego,
  • quizás alguna imagen o video (o incluso una videollamada); 

También las consecuencias para la víctima de una infidelidad cibernética son comparables a las de una persona que es traicionada de un modo más tradicional (como podría ser una infidelidad con una trabajadora sexual o una relación paralela con un compañero del trabajo).

En terapia trabajamos con las consecuencias traumáticas de la infidelidad y el daño psicológico que genera en la persona traicionada la mentira, el engaño sostenido en el tiempo y la pérdida de la confianza. 

Una infidelidad virtual puede destruir a la pareja.

Una relación se basa en dos pilares fundamentales: la confianza y el compromiso. Al descubrir una infidelidad, la confianza se destruye. Esto es así porque se descubre que hay una parte de la vida de la persona infiel que no se conoce.

Una infidelidad virtual, es la evidencia de que existe una faceta que nunca ha mostrado quien fué infiel sobre su persona y su sexualidad.

Este descubrimiento, entre otras cosas, genera mucha incertidumbre y todo lo que se creía conocer sobre la otra persona se pone en duda:

  • el pasado y los recuerdos en pareja se tiñen por la traición,
  • el presente es vago y poco cierto, ya que “no sé a quién tengo al lado”,
  • y el futuro es incierto haciendo imposible proyectar algo juntos.

Para reconstruir la confianza después de una infidelidad, lo principal que recomiendo es hacer foco en el compromiso.

Como comenté antes, el compromiso es el único pilar de la relación que quedó en pie luego de que la confianza caiga, y va a ser el camino para salvarla si lo que buscan es continuar juntos a pesar de la infidelidad.

Pero ¿qué es el compromiso? El compromiso son actos sostenidos a través del tiempo que tienen la intención de restaurar el respeto y el afecto en la pareja. Y será el rol de quien traicionó volverse el “guardián de la relación”, llevando adelante esos actos, esas demostraciones de aprecio de manera sostenida a través del tiempo, para así enmendar lo que “rompió”.

En nuestras terapias trabajamos justamente en estrategias y herramientas prácticas para fomentar la reconstrucción de la confianza en el vínculo. Porque entendemos que sin confianza, no hay relación posible.

Lo antes posible, si sientes que no pueden solucionarlo por ustedes mismos. Después de haber descubierto una infidelidad virtual, puede que sea conveniente la búsqueda de ayuda profesional de terapeutas especializados como los de nuestro equipo.

Si se trató de algo reciente, quizás sientas que no puedas lidiar con las emociones que el descubrimiento de la traición desató. Si fué algo que sucedió tiempo atrás y no se trabajó en la pareja, puede que aún continúe generando sufrimiento y distanciamiento en la relación. Que no se hable de ello no significa que duela menos.

En este sentido, la terapia de pareja es un espacio seguro donde podrás expresar cómo te sientes y hacerle entender a tu pareja qué te sucedió (y sucede) con su accionar egoísta.

Aprender a comunicar emociones tan intensas sin terminar siempre en peleas o discusiones cada vez más fuertes, ayuda a comenzar a reestablecer la conexión emocional perdida. Un camino alternativo comienza a hacerse posible.

Pero comenzar a sanar como un equipo, esto es solo el principio. Otra parte fundamental de nuestro tratamiento por infidelidad es comprender por qué sucedió el amorío, cómo y de qué manera se podría evitar en un futuro que vuelva a ocurrir.

No subestimes el daño psicológico de una infidelidad virtual

No subestimes las secuelas de un engaño por redes sociales. El primer paso para comenzar a sanar si deciden continuar juntos, es que quien cometió la infidelidad reconozca que esta existió. 

La mejor manera de que esto suceda, es que quien sufrió la traición pueda transmitir con calma el enorme daño emocional que le generó el engaño. A partir del reconocimiento de las consecuencias de su error, quien fué infiel podrá expresar arrepentimiento y trabajar en la reparación de la confianza.

Quiero aclararte algo: solo tiene sentido continuar en pareja si se puede aprender de lo que sucedió y trabajar sobre ello juntos, como equipo. Sino es mejor y será más fácil comenzar el camino de sanación por tu cuenta. 

Si te está costando superar esta situación o no sabes qué camino tomar, no dudes en escribirnos por Whatsapp para recibir información sobre nuestros servicios de terapia especializada en infidelidad.

Deja una respuesta