Infidelidad en el Embarazo

La infidelidad en el embarazo suele ser una de las situaciones más traumáticas que puede atravesar una pareja, pero no por ello es poco común de encontrar dentro de nuestras consultas.

En este artículo te contaré que sucede con la infidelidad cuando una mujer está transitando su embarazo y/o puerperio y cómo esto afecta a la pareja.

¿Qué significa ser una pareja?

Primero es importante entender qué es una pareja y todo lo que ello implica.

Una pareja es un sistema con pautas y acuerdos, implícitos y explícitos, que pueden desgastarse y/o deteriorarse con el transcurrir del tiempo. Depende de la etapa en la que se encuentra la pareja y cada uno de los miembros, en su individualidad o desarrollo personal.

La comunicación es clave para acercar-se de manera saludable.

Pero, ¿Qué sucede cuando uno de los miembros de la pareja rompe un acuerdo?

Será necesario establecer un espacio asidero para el diálogo y el intercambio asertivo de modo que se pueda clarificar el evento.

Esto, aunque parezca sencillo es una de las partes más engorrosas, porque aparecen emociones tales como la culpa, vergüenza, ansiedad, enojo, tristeza, entre otros. 

Sin dejar de lado los pensamientos intrusivos, que invaden la mente y el sentir de la persona engañada. Alteran la sensopercepción y la colocan en estado de alerta e hipervigilancia, totalmente vulnerable y a merced del desconcierto.

Para echar luz a la crisis, será importante definir acuerdos explícitos, claros y concretos, los cuales formarán parte del nuevo contrato de pareja. 

En este contexto, suele suceder que al definir conceptos claves como “pareja” e “infidelidad”, lo que parecía algo unificado y preestablecido, no resulta serlo. 

Enredados entre supuestos e interpretaciones “Yo creí que…” “Entendí que…” aparece el “Me hubieses dicho…” “Necesitaba que me lo digas…”.

Al estrés que provoca la crisis, debemos adicionar otros agravantes, dados por las particularidades del hecho infiel, las personas involucradas, sus características físicas, etarias, la cercanía; más la etapa en que se encontraba la pareja al momento del descubrimiento, en este caso esperando la llegada de un hijo.

¿Por qué sucede la infidelidad en el embarazo?

Con frecuencia, ocurre que la infidelidad se manifiesta en instancias de un embarazo o en el puerperio o que tras la infidelidad ocurra la concepción.

Claramente, es un aditivo a considerar y merece un tratamiento especial, puesto que afecta la dinámica, la estructura de la pareja y lo individual.

La infidelidad está directamente vinculada a lo sexual, independientemente que sea virtual o presencial, ese es el síntoma. Tal es así que será un área a tratar en el abordaje terapéutico, a partir de la psicoeducación y promoviendo la salud sexual de la pareja.

¿Qué ocurre con la sexualidad de la pareja durante el embarazo?

Durante el embarazo y puerperio, el deseo puede verse afectado debido a los cambios en la imagen corporal, lactancia, agotamiento y temores, entre otros aspectos.

Además, el dolor puede ser protagonista por cicatriz, falta o ausencia de lubricación o hipertonía.

Resultan favorables las siguientes sugerencias:

  • Momentos de descanso.
  • La anticoncepción.
  • Los lubricantes.
  • Los encuentros no coitales.
  • Espacios de intimidad en la pareja.

El puerperio pese a sus altibajos hormonales, puede ser una oportunidad de enriquecer la relación buscando otras formas de intimidad y acercamiento.

Es importante y urgente que ambos consideren lo biopsicosocial/cultural, la relación con el compañero y se necesitará una red de apoyo importante.

Hay cuestiones básicas y que deben formar parte del nuevo contrato:

  • Respeto por el propio cuerpo y el ajeno.
  • Cuidados emocionales.
  • Responsabilidad compartida.

¿Cómo es el tratamiento para una pareja que atraviesa una infidelidad en el embarazo?

Si queres recuperar la confianza en pareja después de haber sufrido un engaño, es fundamental entender que la infidelidad no es necesariamente el fin de una relación, a pesar que puedas sentirte herida/o, traicionada/o y enojada/o, podes volver a reconstruir tu relación si a así lo deseas. 

Ejemplo de una comunicación poco asertiva:

Les presento una escena que invita a pensar a los pacientes, a los fines de visualizar más claramente las instancias de enojos, planteos y discusiones:

Imaginen que uno de ustedes inicia la conversación con un tono agresivo o con actitud insultante. Este miembro de la pareja estaría invitando a su par al ring. Su parte enojada, estaría siendo foco y no dejaría ver que más allá hay dolor.

Entonces, supongamos que uno de los pares, se subiría al ring; allí comenzaría la envalentonada y cada vez se perdería más el foco de lo importante (llegar a un acuerdo, escucharse, dialogar). Llegaría un punto en el que ambos estarían arriba del ring y ninguno sería capaz de “tocar la campana” para “descansar en los extremos”.

En este caso, parecería ser que “gana” quien tiene la última palabra, que suele ser la más hiriente porque ya no importa cómo peguen. Ambos estarían enceguecidos por el dolor que no sale a la luz, pues permanecería disfrazado de irritabilidad y provocación, las variantes de la ira

¿Quién gana? Ninguno. Ambos pierden, los 2 se exponen a más dolor y la situación no se resuelve.

Lo pertinente es que uno de los miembros de la pareja, identifique y se anticipe a la secuencia, pueda ver la “invitación” a la pelea e intente acercar la toalla y acompañar a uno de los rincones a descansar juntos.

Para esta vez atravesar el dolor, exteriorizando el sentir y pensar, para que ya no pese tanto dentro suyo, para que sea compartido.

EL PUNTO DE ENCUENTRO PUEDE SER CONTINUAR JUNTOS, EN PAREJA, CON OTROS TÉRMINOS Y CONDICIONES, O LA SEPARACIÓN, EN TÉRMINOS SALUDABLES.

Conclusión: Infidelidad en el embarazo

La infidelidad en el embarazo es un hecho devastador para la mujer y un gran desafío a atravesar para la pareja, pero si ambos están dispuestos, el espacio de terapia puede ser el lugar donde puedan sanar juntos.

Deja una respuesta