Después de una infidelidad, ¿cuándo seguir y cuándo no?

La infidelidad es uno de los mayores desafíos que pueden enfrentar las parejas en una relación. Después de la traición y el dolor, se presenta una encrucijada: ¿seguir adelante juntos o separarse? Esta decisión es una de las más difíciles que una pareja puede enfrentar, y no hay respuestas sencillas.

En este artículo, exploraremos los distintos aspectos que deben considerarse al decidir si perdonar o no una infidelidad, si la persona infiel puede cambiar, las preguntas que surgen después de una infidelidad y las alternativas a la monogamia.

El perdón: la difícil decisión que se presenta tras una infidelidad

El perdón es un proceso complejo que puede llevar tiempo y esfuerzo. Después de una infidelidad, la parte afectada se enfrenta a una montaña rusa de emociones, desde la ira y la tristeza hasta la confusión y la desconfianza.

La pregunta de si perdonar o no perdonar a menudo está en el centro de este torbellino emocional. Pero, perdonar no significa olvidar o minimizar el daño causado.

 

El perdón implica aceptar lo sucedido, procesar el dolor y trabajar hacia la reconstrucción de la confianza. Sin embargo, no siempre es la opción correcta para todas las parejas. Algunas relaciones pueden ser irreparables después de una infidelidad, y seguir adelante juntos solo prolongaría el sufrimiento.

La decisión de perdonar o no perdonar debe basarse en una evaluación honesta de la relación, la disposición de ambas partes para trabajar en la reconciliación y el compromiso de hacer cambios significativos.

Lee más: ¿Cómo Recuperar la Confianza en Pareja?

En este proceso te será de utilidad buscar orientación profesional, ya sea a través de terapia de pareja o asesoramiento individual, para tomar una decisión informada y reflexiva.

¿Puede cambiar una persona infiel?

Una pregunta común que surge después de una infidelidad es si la persona infiel puede realmente cambiar. La respuesta no es sencilla y depende de una variedad de factores, incluida la motivación del individuo, su capacidad para reflexionar sobre sus acciones y su disposición para buscar ayuda profesional si el caso lo requiere.

traumas por infidelidad

Es posible que la persona infiel haya cometido un error impulsivo o que haya patrones de comportamiento más profundos en juego que deberán tenerse en cuenta. En cualquier caso, el cambio real requiere un compromiso serio y un esfuerzo continuo.

Lo crucial e importante a resaltar aquí es recordar que el cambio verdadero no sucede de la noche a la mañana y que habrá altibajos en el proceso.

Es más, la persona que ha cometido una infidelidad puede pasar por una serie de complejas etapas que a continuación enumeramos:

  • Alivio de que la verdad saliera a la luz
  • Impaciencia ante la espera de una resolución
  • Ansiedad crónica e ira justificada
  • Ausencia de culpabilidad
  • Duelo por la pérdida del amante
  • Aislamiento
  • Disgusto con uno mismo

Estos estadíos corresponden a distintos procesos que atraviesa una persona dentro de una situación de infidelidad, especialmente en aquellos casos en donde se presenta la necesidad de demostrar al otro el arrepentimiento o el compromiso a continuar la relación. Es un punto clave para comenzar a identificar tus sentimientos y reconocer lo que subyace realmente.

Dudas y temores que surgen después de una infidelidad

Después de una infidelidad, es natural que la parte afectada tenga muchas preguntas sin respuesta. ¿Por qué lo hiciste? ¿Cómo puedo confiar en ti de nuevo? ¿Hubo algo que yo hiciera mal? Estas preguntas pueden atormentar a la persona traicionada y dificultar la recuperación, así como también generar cortocircuitos en la comunicación.

Para que el diálogo y la comprensión fluyan, es importante abordar estas preguntas con honestidad y empatía. La persona infiel debe estar dispuesta a enfrentar las consecuencias de sus acciones y proporcionar respuestas claras y sinceras. La comunicación abierta y honesta es esencial para reconstruir la confianza y superar la traición.

Al mismo tiempo, la parte afectada también debe reflexionar sobre sus propios sentimientos y necesidades. Es fundamental establecer límites claros y expresar las expectativas para el futuro de la relación.

En palabras de la psicóloga Janis Abrahms Spring: “Si estás decidiendo entre marcharte o quedarte y reconstruir la confianza, te animo a que mires más allá del momento en el que estás e intentes ver a tu pareja con más objetividad. Para aquellos de ustedes que se han dejado arrastrar por la atracción, eso significa ver más allá de los puntos ciegos del amor romántico y disponerse a la posibilidad de un amor menos fogoso, aunque más cálido y duradero, con tu pareja”.

Alternativas a la monogamia después de una infidelidad

Después de una infidelidad, algunas parejas pueden optar por explorar alternativas a la monogamia tradicional. Esto puede incluir acuerdos abiertos, poliamor o relaciones no monógamas.

Si bien estas opciones pueden no ser adecuadas para todas las parejas, para algunas pueden ofrecer una manera de reconstruir la confianza y satisfacer las necesidades individuales de cada uno.

Sin embargo, es importante abordar estas alternativas con precaución y comunicación abierta. El éxito de relaciones no monógamas depende de la honestidad, el respeto y la comunicación clara entre todas las partes involucradas.

En última instancia, la decisión de seguir adelante después de una infidelidad es profundamente personal y única para cada pareja. No hay respuestas universales ni soluciones rápidas. Lo más importante es priorizar el bienestar emocional de ambas partes y tomar decisiones basadas en el respeto mutuo y la honestidad.

Algunas claves para recuperar la confianza

La infidelidad, sin duda, es una de las experiencias más dolorosas que puede enfrentar una pareja. No solo desgarra la confianza en el otro, sino que también sacude los cimientos mismos de la relación.

Cuando uno descubre la infidelidad, es como si el mundo se desplomara a su alrededor. Los sentimientos de traición, ira y dolor pueden ser abrumadores, y es normal experimentar una montaña rusa de emociones.

Muchas veces, la persona engañada se encuentra atrapada en un ciclo de pensamientos obsesivos sobre la infidelidad, luchando con la ansiedad, la depresión y dificultades para conciliar el sueño o comer. El estrés post traumático se instala en lo más profundo, afectando tanto el bienestar físico como psicológico.

“Ten cuidado de aislarte y desarrollar en exceso tu vida en solitario. Si das por hecho que tus amigos más íntimos no te quieren cerca, o que siempre debes ser optimista y divertido cuando socializas, te quedarás incluso más solo y te negarás el consuelo que tanto necesitas. Si hay una red de personas que le dan integridad y significado a tu vida, sal y relaciónate con ellas, incluso aunque al principio te sientas incómodo y cohibido”, advierte Janis Abrahms Spring en su libro “Después de la infidelidad”.

La especialista insta a evidenciar tipo de conductas de encierro y ensimismamiento, en especial si eso comienza a generar un alejamiento de nuestra sociabilidad habitual. Una red de contención es clave a la hora de enfrentar cualquier tipo de proceso personal en donde uno busque el bienestar.

La reconstrucción de la confianza tras una infidelidad

Reconstruir la confianza es un proceso arduo que requiere tiempo, paciencia y, sobre todo, el compromiso de ambas partes. La comunicación emerge como una herramienta vital en este viaje hacia la recuperación. Es necesario establecer un espacio seguro donde ambas partes puedan expresar sus sentimientos, miedos y preocupaciones sin temor al juicio o la recriminación.

Mientras se atraviesa esta situación, es comprensible que al principio las conversaciones estén cargadas de emociones intensas, pero con el tiempo y la práctica, la comunicación puede transformarse en un puente que una a la pareja en lugar de separarla.

Terapia de pareja online

Establecer límites claros y redefinir las expectativas en la relación también es esencial. Ambos miembros deben reflexionar sobre sus necesidades, deseos y límites personales, y trabajar juntos para crear un nuevo marco que fortalezca la confianza y la seguridad en la relación.

El tiempo, otro elemento crucial, no puede subestimarse. Sanar después de una infidelidad lleva tiempo y esfuerzo, y es importante recordar que cada persona y cada pareja es única en su proceso de recuperación.

La transparencia emerge como un pilar fundamental en la reconstrucción de la confianza. La honestidad radical, incluso en los pequeños detalles, es crucial para restaurar la fe en la relación. Ocultar información, por insignificante que parezca, solo alimenta la sombra de la duda y dificulta el proceso de sanación.

Consejos para seguir en el cotidiano luego de una traición amorosa

Además de las claves previamente expresadas, hay otros consejos prácticos que pueden ayudar en el camino hacia la recuperación tras una infidelidad:

  • Pasar tiempo de calidad juntos.
  • Ofrecer reaseguros.
  • Comprender que habrá altibajos en el proceso.

Si estás enfrentando una infidelidad en tu relación, recuerda que no estás solo. Buscar ayuda profesional puede brindarte el apoyo y la orientación que necesitas para tomar decisiones informadas y avanzar en tu bienestar.

En última instancia, la decisión de seguir adelante después de una infidelidad es tuya y de tu pareja. Tómate el tiempo que necesites para reflexionar, comunicarte abiertamente y priorizar tu felicidad. Con el tiempo y el esfuerzo, es posible encontrar el camino, ya sea juntos o por separado.

Referencias Bibliográficas

  • Janis Abrahms Spring, J. (2015). Después de la infidelidad: Sanando el dolor y restableciendo la confianza cuando la pareja ha sido infiel.

Deja una respuesta