Falta de cariño en la pareja: ¿Cómo recuperarlo?

La falta de cariño en una relación de pareja puede surgir por diversas razones y, aunque no siempre está relacionada con la infidelidad, puede tener un impacto igualmente profundo en la conexión emocional y la satisfacción mutua.

En este artículo, exploraremos las razones detrás de la pérdida de cariño en una relación y ofreceremos estrategias prácticas para recuperarlo y fortalecer el vínculo entre los compañeros.

Identificando las causas de la falta de cariño

La falta de cariño en una relación puede manifestarse de diferentes maneras, desde la disminución en las muestras de afecto físico hasta la comunicación reducida y la falta de interés en pasar tiempo juntos. Identificar las causas subyacentes de esta falta de conexión es fundamental para abordar el problema de manera efectiva.

“Lo que hace que un matrimonio funcione es muy sencillo. Las parejas felizmente casadas no son más listas, más ricas o más astutas psicológicamente que otras. Pero en sus vidas cotidianas han adquirido una dinámica que impide que sus pensamientos y sentimientos negativos sobre el compañero (que existen en todas las parejas) ahoguen los positivos”, analiza John Gottman.

Algunas de las causas comunes de la falta de cariño en la pareja pueden incluir la rutina y el aburrimiento, el estrés externo que afecta la relación, la falta de comunicación efectiva, las diferencias en las necesidades emocionales y la falta de atención o interés hacia el otro. Reconocer estas razones es el primer paso para encontrar soluciones constructivas.

Terapia de pareja online

Priorizando la comunicación

La comunicación abierta y honesta es fundamental para abordar la falta de cariño en una relación. Las parejas deben sentirse seguras para expresar sus necesidades, preocupaciones y deseos, así como para escuchar activamente a su compañero.

Esto implica tomarse el tiempo para tener conversaciones sinceras sobre cómo se sienten en la relación y qué cambios les gustaría ver. Es importante evitar culpar o criticar a la pareja, en su lugar, enfocarse en expresar los propios sentimientos de manera constructiva y buscar soluciones juntos.

Sin embargo, la escucha activa no será suficiente por sí misma, especialmente si sólo confiamos con que eso bastará para solucionar cualquier problema.

“Las parejas tienen distintos estilos de conflicto. Algunas evitan las peleas a toda costa, otras discuten con frecuencia, otras son capaces de solucionar sus diferencias mediante el diálogo y llegar a un compromiso sin siquiera levantar la voz. Ningún estilo es necesariamente mejor que los demás, siempre que funcione para ambos miembros de la pareja. Los problemas surgen cuando uno de los cónyuges quiere siempre solucionar un conflicto mediante el diálogo mientras que el otro prefiere ver la televisión”, asegura Gottman, poniendo sobre el tapete algunos mitos sobre la comunicación y la resolución de problemas maritales.

Cultivando la intimidad en todas sus formas

La intimidad emocional y física son componentes esenciales de una relación amorosa y satisfactoria. Para recuperar el cariño perdido, es importante dedicar tiempo y esfuerzo a cultivar la intimidad en todas sus formas.

“En cuanto reconozcas y hables abiertamente de los aspectos positivos de tu pareja y tu matrimonio, los lazos se fortalecerán. Esto hace mucho más fácil afrontar los aspectos problemáticos del matrimonio y realizar cambios positivos”, nos dice Gottman.

Esto puede implicar planificar citas regulares juntos, participar en actividades compartidas que disfruten mutuamente y hacer un esfuerzo consciente para demostrar amor y aprecio el uno por el otro a través de pequeños gestos cotidianos.

Además, es fundamental reconectar emocionalmente con la pareja. Esto puede significar compartir experiencias íntimas, como hablar sobre los sueños y aspiraciones personales, recordar momentos significativos juntos y expresar gratitud y aprecio el uno por el otro de manera regular.

Terapia de pareja 100% online

Es por eso que según el mencionado terapeuta especialista en matrimonios “una pareja emocionalmente inteligente (es decir, que sabe comprender y respetar al compañero y la relación), tiene más probabilidades de ser feliz en su unión”.

Aquí encontramos un punto fuerte en las relaciones de pareja, donde la conexión con las emociones es fundamental para lograr que fluya la comunicación y que los sentimientos afloren, tanto para demostrar amor, como descontento con ciertas situaciones, evitando los tragos amargos que provoca el silencio.

La amistad por sobre todas las cosas

Podrá sonar raro, pero un matrimonio que cultiva la amistad tiene más chances de ser feliz. Principalmente, porque al cultivar este lazo esencial en las vidas de las personas nos proponemos conocer al otro, saber cuáles son sus gustos e interés y de esa forma generar un lazo que va más allá de una relación de pareja como tradicionalmente se lo concibe.

“Los matrimonios felices están basados en una profunda amistad. Los cónyuges se conocen íntimamente, conocen los gustos, la personalidad, las esperanzas y los sueños de su pareja. Muestran gran consideración el uno por el otro y expresan su amor no sólo con grandes gestos, sino con pequeños detalles cotidianos”, indica John Gottman, y profundiza: “Aunque todo esto pueda sonar prosaico y aburrido, es más bien todo lo contrario. A través de las cosas pequeñas, pero importantes, mantienen la amistad que es el fundamento de su amor. El resultado es que su matrimonio es mucho más apasionado que el de parejas que suelen realizar vacaciones románticas y se hacen grandes regalos el día del aniversario, pero no logran estar en contacto el uno con el otro en la vida diaria”.

LEE MÁS: ¿Cómo Recuperar la Confianza en Pareja?

Descubrir la amistad y fomentarla dentro de una relación de pareja se convierte en la clave para que las peleas futuras no se conviertan en un dolor de cabeza imposible de sobrellevar.

Explorando nuevas experiencias juntos

La rutina y el aburrimiento pueden contribuir significativamente a la falta de cariño en una relación. Para revitalizar la conexión y restaurar el interés mutuo, es importante explorar nuevas experiencias juntos y salir de la zona de confort.

Esto puede implicar probar actividades nuevas y emocionantes, viajar a lugares diferentes, o incluso participar en clases o pasatiempos compartidos. Al embarcarse en nuevas aventuras juntos, las parejas pueden crear recuerdos significativos y fortalecer su vínculo.

“Llegar a conocer mejor a tu pareja y compartir con ella tu mundo interior es todo un proceso. De hecho, es un proceso que dura toda la vida”, asegura Gottman, marcando un punto clave dentro de las relaciones de pareja: el tiempo y la dedicación que se pone en conocer al otro e interesarse por su vida.

 Bibliografía:

  • Gottman J. y Silver N. (2002). Siete reglas de oro para vivir en pareja.

Deja una respuesta