Los rituales que deberías tener con tu pareja si quieres tener una relación feliz

Las relaciones de pareja son complejas y dinámicas, y mantener una relación feliz y saludable requiere esfuerzo, dedicación y, sobre todo, la creación de hábitos y rituales que fortalezcan el vínculo. Aunque cada relación es un mundo único, existen ciertas costumbres que las parejas felices suelen compartir y que contribuyen significativamente a su bienestar. Aquí te contaremos algunas de ellas, explorando el intrincado universo de los rituales que mantienen para garantizar esa felicidad. “Los rituales no tienen por qué derivar de tus respectivas historias familiares o infancia.  Puedes crear los tuyos propios. Los nuevos rituales pueden surgir de lo que sientes que faltaba en tu familia. Si te hubiera gustado que la familia hiciera más excursiones los fines de semana, puedes incorporar esto en tu matrimonio”, explica el psicólogo John Gottman.

La rutina de una pareja feliz

Existen varios rituales cotidianos que las parejas felices logran implementar con el paso del tiempo y que son garantía para que la relación siga fluyendo de forma positiva. A continuación enumeramos 5:
  • Ir a la cama al mismo tiempo: Cuando una relación comienza, es común que ambas personas sientan una gran ilusión por compartir el momento de ir a la cama juntos. Mantener este hábito con el paso del tiempo puede ser crucial para la salud de la relación. Irse a la cama al mismo tiempo no solo facilita el contacto físico, como abrazos y caricias, sino que también fomenta el diálogo y la intimidad emocional. Además, este momento compartido ayuda a mejorar la comunicación y mantener vivo el deseo sexual.
  • Caminar de la mano: el contacto físico, como caminar de la mano, puede parecer un gesto simple, pero tiene un gran impacto en la relación. Este tipo de contacto genera sensaciones placenteras y ayuda a mantener la conexión emocional. Caminar de la mano demuestra cariño y compromiso, y puede ser un recordatorio constante del amor que se tiene el uno por el otro.
  • Decir “te quiero” y “buenos días”: comenzar el día con estas frases es una forma sencilla pero poderosa de expresar afecto y gratitud. Estas palabras pueden parecer rutinarias, pero tienen un gran impacto en el estado de ánimo y en la percepción de la relación. Repetir estas frases diariamente cultiva valores como la paciencia, el respeto y el amor, y ayuda a renovar los votos de amor cada mañana.
  • Llamarse durante el día: mantener el contacto durante el día, ya sea a través de llamadas o mensajes de texto, puede ser una forma efectiva de generar complicidad y la conexión. Este hábito no debe convertirse en una forma de control, sino en una muestra de interés y preocupación por el otro. Comunicarse refuerza el vínculo emocional y hace que la pareja se sienta valorada y querida.
  • Muestras de cariño físico: los abrazos, besos o caricias tienen un poder increíble en las relaciones. Las parejas felices se aseguran de que estos gestos de afecto predominen, especialmente después de un día agotador o una ausencia prolongada.

LEE MÁS: Charlas que deberías tener con tu pareja si quieres que la relación dure

Los desacuerdos son inevitables, pero puedes superarlos

Las parejas inevitablemente enfrentarán desacuerdos y conflictos. La clave para mantener una relación feliz no es evitar estos conflictos, sino saber cómo manejarlos. Aprender a confiar y perdonar es fundamental para superar los malos entendidos y las discusiones. A veces, es fácil enfocarse en los defectos del otro, pero esto solo lleva a la destrucción de la relación. En cambio, es mucho más beneficioso resaltar y valorar las cualidades positivas de la pareja. Es crucial dialogar de manera abierta y honesta, controlando los sentimientos negativos antes de que escalen. La capacidad de perdonar y seguir adelante fortalece la relación y construye una base de confianza mutua.

La importancia de los rituales

“El sociólogo William Doherty insistía en la importancia de los rituales de conexión en las familias. Doherty y su esposa Leah crearon la tradición del café después de la cena, para charlar mientras sus hijos jugaban o hacían los deberes. Primero recogían entre todos y luego Bill hacía el café. Era un momento de paz y conexión”, ejemplifica Gottman sobre un ritual sencillo, pero sumamente efectivo para establecer lazos con tu pareja. Los rituales en una relación no son simplemente hábitos rutinarios; son actos significativos que refuerzan el sentido de pertenencia y unión entre los miembros de la pareja. Estos rituales, ya sean diarios como decir “buenos días” o semanales como una noche de cita, crean un sentido de estabilidad y previsibilidad que es fundamental para la seguridad emocional. Además, los rituales proporcionan una oportunidad para que la pareja se reconecte y reafirme su compromiso mutuo. Las parejas felices no solo se benefician de estas costumbres, sino que las convierten en parte integral de su vida diaria. Estos hábitos no garantizan una relación sin problemas, pero sí proporcionan una base sólida para enfrentar los desafíos juntos.

Bibliografía:

Gottman, J. (2002). Siete reglas de oro para vivir en pareja.

Deja una respuesta